jueves, 1 de octubre de 2015

CIC Garetto. Desde sus orígenes.


Entrevista con Lucio Vega

Por Verónica D’Angelo

Lucio Vega es Coordinador de la Mesa de Gestión del Centro Integrador Comunitario (CIC) de Barrio Garetto. Durante los festejos del Día del Niño y del Aniversario del CIC, el 12 de Septiembre, charlamos sobre los orígenes del centro integrador y sus actividades hoy.

 V - Lucio, cuéntenos cómo llegó a ser coordinador del CIC y en qué consiste una Mesa de Gestión.  

 
 L – Bueno. En el barrio Garetto no había comisión vecinal. En el año 2010, yo estaba a cargo de la Biblioteca del barrio, a una cuadra de aquí. Un buen día, me invitaron como representante del barrio a unas reuniones. No me especificaron bien de qué se trataba, pero me dijeron que se estaba por abrir un Centro Integrador Comunitario. Yo no sabía que era esto.

 Llegó el momento, nos reunimos en aquél hall. Me acuerdo de que nos movíamos pisando sobre tablones porque todavía no estaba terminado el piso. Esto no estaba todavía terminado, estaba el revoque, estaban trabajando las tres cooperativas de trabajo que había en ese momento. El SUM todavía no estaba hecho. Bueno, vino gente de Buenos Aires. Nos dieron una clase explicativa sobre qué era el CIC. Y ahí pude saber qué significaba esto y para qué se construían los CICs, cómo era el mantenimiento y el desenvolvimiento.

Esta Mesa de Gestión es una especie de comisión que se formaba para la administración del CIC, y para la organización de un área socio educativa que incluía a todos los talleres que iban a funcionar aquí dentro.


Éramos alrededor de treinta personas. La Mesa de Gestión debe estar integrada por: personal municipal, personal del Ministerio de Desarrollo Social, las cooperativas que estaban trabajando aquí, los vecinalistas, los referentes del campo educativo, como son los directores de escuelas, si hay algún club, alguna biblioteca. Instituciones locales del barrio, que con el tiempo, en nuestro caso, se fueron sumando personas de otros barrios, inclusive, hasta el año pasado, tuvimos una médica que trabajaba en San Nicolás, participaba de la Mesa de Gestión, pero ella vive en Rosario. Un muchacho que vive en la localidad de El Trébol, provincia de Santa Fe, se integró la mesa. Éramos más de treinta en ese momento. Había algunos referentes de líneas políticas como eran los del Movimiento Evita, tres sacerdotes de la Iglesia Católica, así como representantes de la Iglesia Protestante: dos de la Iglesia Evangélica y uno de Iglesia Mormona.

Niños del barrio preparan tortas fritas en la cocina del CIC
Éramos muchos. Al principio las reuniones se hacían aquí. Hasta que en un momento decidimos cambiar de lugar porque estaban haciendo la obra. Así que continuamos en un salón que nos prestaron de una escuela de formación profesional. Cada quince días nos reuníamos. Venía también la gente de Buenos Aires a darnos capacitación sobre el manejo de la mesa. Había que elegir un coordinador. Yo sugerí hacer una terna. Me gustaba mucho una señora del Movimiento Evita, con mucha capacidad organizativa. Pero la mayoría temía que el manejo quedara bajo la óptica de una sola línea política. El día de la votación éramos alrededor de 36 personas, 18 me votaron a mí, 6 votaron a otro candidato, 3 a esta señora y hubieron abstenciones. Así que asumí como coordinador del CIC.

El ministerio nos llevó a los coordinadores a capacitarnos en otros CICs cercanos. Fuimos al de San Pedro, al de Zárate. Nos reuníamos de mañana y de tarde con los coordinadores de otros CICs.

Cualquier persona puede acercar su proyecto a un CIC. Es una institución abierta. Nadie está obligado a continuar, cuando lo desean, pueden dejar de venir. Los talleres que funcionan bien son estables.

Si bien de aquella primera reunión hemos quedado tres personas, Olga -una señora que está en la cocina-, Beba, y yo. Todos los demás que integran el CIC, se han ido sumando a través del tiempo.

El CIC se inauguró con el ala de Salud, porque ya habían cerrado un dispensario cercano para pasar los profesionales al CIC.

El CIC se terminó en enero del 2011 y se inauguró en Julio de ese mismo año. El día 20 se inauguró y a la semana siguiente ya funcionaba Salud.

Nos reuníamos en ese salón o en el SUM, una vez por semana, porque había bastante tarea.

V - ¿Qué talleres educativos funcionan en el ala de Desarrollo Social, incluyendo los de Pami?

El primer taller del CIC fue el Taller de Computación a cargo del profesor Luis Enciso.El Dr. Pellegrini vino al CIC a visitarnos, recorrió las instalaciones, y acordamos con él traer algunos talleres de Pami. Así que el segundo taller fue el de Folklore, a cargo de Chiche Obregón.  Luego se sumaron todos los demás talleres. Hoy tenemos el Taller de Periodismo, clases de Canto, Taller de Dibujo, Pintura y Cestería, Yoga, Dibujo para Niñas y Niños, Gimnasia rítmica, Tango, Estimulación Temprana, Marroquinería, se están haciendo reuniones de apoyo para Papás y Mamás que no pueden ver a sus hijos, y otros proyectos que la gente acerca desde su problemática real y concreta. El CIC es un institución abierta y puede dar lugar a todos. El de Estimulación temprana está desde el principio, es un taller independiente pero está dentro del área de Salud por el espacio físico, pero depende del ministerio de Educación de la Provincia. Tienen la sede en el centro e hicieron un convenio con la Municipalidad para que funcione también en los barrios. Así que contamos con taller de estimulación temprana en la Zona Norte, Sur, Centro y Oeste.